Después de Narciso, me quedo con el fuego

 

Después de Narciso, me quedo con el fuego

Recapitulemos en un instante el mito de Prometeo.  Solo un segundo, prometido:

Prometeo entra sigilosamente en el Olimpo, roba el fuego del carro del dios Sol y sin perder tiempo alguno lo devuelve a los mortales.  Zeus, convencido de que es imperativo castigar tamaña ofensa ordena crear una mujer de arcilla: Pandora, (mujer tiene que ser) quien no  soporta la curiosidad y abre la caja que le había obsequiado el mismísimo Zeus. El contenido de la misma: todas las virtudes y las maldades esparcidas sobre la tierra; venganza de Zeus servida.

El castigo de Prometeo: la depredación inmortal.  Todas las noches sufrimiento eterno.  La salida del tormento de Prometeo va de la casualidad y la mano de Heracles, hijo de Zeus.  Una flecha certera, aniquila al águila que le visita cada noche. Henchido de orgullo por la hazaña de su hijo Zeus permite la liberación de  Prometeo cargando en su anillo parte de la roca a la que estuvo atado tantas noches.

Porqué Prometeo?

Porque creo en el fuego, es más tengo en el fuego.  Quiero creer que la ciudadanía digital es mucho más que miles de millones de Narcisos cabalgando juntos a galope por las redes de nuestro inagotable internet.  Quiero comprobar que sí hay Norte después de mostrarnos y vernos tan felices, tan bellos, tan eternamente jóvenes.  Hay mucho más después de Narcisos, Narcisas y Pandoras traviesas.

Se puede sentir lo mejor y ejecutar sea lo que sea aún mejor.  Si ésta marea de información y conexión digital descarga el fuego de Prometeo vía escenarios de aprendizaje permanente, contactos virtuales y encuentros intelectuales, escojo robar del Olimpo la llama de Zeus. Una y mil veces.  El deseo de buscar, saber, compartir y aprender no tiene edad. La curiosidad vía digital es señoras y señores curiosidad aumentada.  La información en forma de adrenalina o dopamina que bulle por los raudales de nodos y puertos, comunicación y aprendizaje que realizan sus posibilidades en colectivo, con el mínimo esfuerzo que supone entender un ordenador para ver en la pantalla no el reflejo negro, sino la luz de las llamas.  Llamemósla realidad en alta definición.

No es místico ni elusivo, es la belleza que también habitaba en la caja de Pandora, y en ella cabalgaban también corceles blancos. Por primera vez en la historia de la humanidad toda la inteligencia y especialización de la humanidad es accesible, digerible y reproducible.  John F. Kennedy dijo alguna vez:  “No es lo que América puede hacer por tí, sino lo que tú puedes hacer por tu país”.  Quiénes cree que otro humanismo digital es posible, como una humilde servidora se permite reformular tan digna y cierta cita de la historia.

No nos preguntemos qué es lo que el mundo necesite o deje de necesitar para criticar o añadir nuestra belleza al ruido de la belleza eterna al que Narciso está confinado.  Preguntemos qué es aquello que nos hace sentir vivos.  Qué nos hace estar despiertos, críticos, conectados, activos, conscientes.  Esa es la verdadera mejora que aporta el #humanismodigital.

Qué sería del mundo sin Benedetti que @nereatts me recordó al ver su trabajo en Habitaciones de Cristal. Gracias por el fuego Sr. Benedetti.  Una historia de frustraciones, la de los personajes que a su vez reflejan la frustración de una sociedad apabullada, golpeada y aturdida. Creencias desencontradas y sentimientos que suman gotas a un vaso desbordados narran una tragedia. La belleza desbordada, juventud hecha diosa.  Mientras tanto la Inteligencia Artificial, el Big Data y la deep web cabalgan a sus anchas, haciendo y deshaciendo.  Para eso, para estar despiertos y vigilantes, con espíritu constructivo suscribo y describo el manifiesto de TRICLab. Que sea Benedetti, quien te lo diga mejor:

 

Bibiana Vargas

Bibiana Vargas

Furibunda lectora, estudiante para toda la vida, rebelde con causa donde la haya. Inundada de sentido creativo, y todas las demás cosas de la vida normal y corriente.

Otras entradas - ContentART - Twitter - Facebook

Te puede interesar

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR